The Legacy of the pioneer

[row] [col span=»1/2″] Frank W. Michell

El Pionero

Visionario Emprendedor que llevo la alpaca al mundo

Frank W. Michell, un joven de origen inglés, teniente de la Real Fuerza Aérea Británica en misiones de vuelo durante la Primera Guerra Mundial, de contextura delgada, bigote recortado y un marcado, pero elegante acento; era, definitivamente, alguien que anhelaba forjar su destino bajo sus propias condiciones. Con un insaciable sentido de la aventura, tan agudo como el de los primeros exploradores de Inglaterra, un veinteañero Frank W. Michell, motivado por un encuentro casual con una artista y su hermoso abrigo de fibras desconocidas, decide, en el año 1922, tomar un velero y aventurarse a un exótico país sudamericano llamado Perú en busca de aquella misteriosa fibra y, por lo tanto, su fortuna.

[/col] [col span=»1/2″] [ux_image id=»81184″] [/col] [/row] [row] [col span=»1/2″] [ux_image id=»81186″] [/col] [col span=»1/2″]

Al poco tiempo de llegar al Perú, Frank cae rendido ante la belleza y cultura de aquel “nuevo mundo” que exploraba, enamorándose perdidamente de los Andes peruanos, su gente y sus milenarias tradiciones e imponentes parajes, donde descubriría uno de los secretos que más lo cautivó: los rebaños de alpacas que pacían multicolores en los llanos y quebradas de la sierra y los tejedores que hilaban la fibra de su pelaje con una elegancia incomparable. El amor y pasión que se encienden en Frank Michell por el Perú, la gente del ande y su textilería son tan fuertes, que decide dedicarle su vida a la alpaca y a la majestuosa tradición textil que practicaban los artesanos de estas tierras desde épocas ancestrales, asumiendo el compromiso de mantenerla viva y compartirla con el mundo. Guiado por esta nueva visión, ansias de emprender, y las adversidades propias de toda gran aventura, Frank Michell se ve incluso en la necesidad de empeñar su cigarrera de oro, regalo de despedida de su padre al abandonar Inglaterra; decisión que, venturosamente, otorgaría a Frank el capital necesario para dar origen a la industria alpaquera en el mundo. Es así como, con fondos en mano y motivado por el auge del mercado de alpaca, Frank Michell comienza a comercializar vello de alpaca: Una leyenda había nacido.

[/col] [/row] [row] [col span=»1/1″] [ux_image id=»81185″] [/col] [/row] [row] [col span=»1/1″] [ux_image id=»81199″] [/col] [/row] [row] [col span=»1/2″]

Años más tarde, a finales de los años treinta e inicios de los cuarenta, Michell, en búsqueda de progreso, revoluciona la industria de alpaca al ser el primero en recoger, lavar y procesar su fibra y, además, inspirado por técnicas textiles ancestrales, diseñó un sistema de clasificación según densidad y finura. Estas innovaciones, muy adelantadas para la época, resultaron ser muy populares y bien acogidas entre los negociantes de fibra de aquellos años. Es por este gran espíritu visionario y emprendedor que Frank Michell es reconocido en la industria alpaquera como “El Pionero” y por ser el primero que llevó esta industria más allá de la materia prima. Es así como empieza la historia y legado de un pionero, que ha llevado al mundo las más finas prendas y, a través de sus diseños, los valores, la destreza y la sabiduría milenaria de las comunidades de los Andes.

[/col] [col span=»1/2″] [ux_image id=»81183″] [ux_image id=»81187″] [/col] [/row] [row] [col span=»1/2″] [ux_image id=»81188″] [/col] [col span=»1/2″]

Hoy, a casi cien años después de su llegada, el legado de Frank W. Michell trasciende, perdura en el tiempo y crece impulsado por Sol Alpaca, en donde las técnicas textiles ancestrales y la maestría del tejido, se combinan con la más avanzada tecnología y, con un profundo respeto por la naturaleza, producir los más finos y sofisticados diseños que hacen sentir el más cálido abrazo de los Andes. Como herederos del amor y admiración de Frank W. Michell por lo profundamente peruano, en Sol Alpaca asumimos y continuamos su compromiso y misión de llevar la peruanísima y milenaria tradición textil andina a otras culturas y nuevos horizontes, por medio de esfuerzo, respeto a la naturaleza y pasión por la excelencia que expresamos en arte con las más finas fibras del mundo. Es por esta razón que, en Sol Alpaca, estamos orgullosos de ser el Legado del Pionero.

[/col] [/row]